Consejos para contratar bien el gas y la electricidad

Los hábitos, el consumo y la potencia contratada definen qué tipo de usuario de electricidad somos. Son los parámetros que debemos tener claros para elegir tarifa eléctrica u otra. Con potencia contratada hablamos de la potencia máxima que se puede consumir de forma simultánea, o sea, la capacidad que tenemos de conectar a la vez varios aparatos. Sin embargo, puede darse el caso de que tengamos una potencia contratada superior a la que necesitamos y eso es lo que encarece nuestra factura.

Es importante saber que la potencia que se contrate es decisión del cliente consumidor, según el equipamiento de que disponga en su hogar y el uso que vaya a hacer del mismo. Así, por ejemplo, si la superficie de tu vivienda es reducida, los ocupantes no exceden las dos personas y utilizas pocos electrodomésticos a la vez, la potencia eléctrica que te conviene contratar es una potencia inferior a 3 KW. También puedes optar por un perfil de usuario normal, lo que te sitúa en la media en cuanto a potencia contratada se refiere. En este caso, y dependiendo de tus hábitos más precisos de consumo, puedes optar por una potencia superior a 3 KW e inferior a 10 KW. Hay particulares con necesidades de potencia muy alta, por ejemplo, los que cuenten en su hogar con aparatos de alto consumo eléctrico (piscina climatizada, un ascensor, etc.). En este caso, la única opción es optar por una potencia que supere los10 KW, que sólo puedes contratar dentro del mercado libre.

Tener una potencia contratada superior a la que necesitamos puede encarecer la factura. Estudiando tus horarios de consumo puedes decidir si te interesa más una tarifa de consumo normal o bien una de discriminación horaria. Realizas un consumo normal del suministro cuando muchos de tus electrodomésticos funcionan durante el día y tu hogar se encuentra casi siempre ocupado. En este caso, tu mejor opción será elegir dentro de las modalidades normales de tarifa. En cambio, cuando tu hogar se encuentra vacío durante las horas del día, el consumo eléctrico más intenso se realiza durante la noche y no tienes inconvenientes para programar algunos de tus aparatos, la modalidad de discriminación horaria es la más adecuada para ti. Siempre que tu consumo en las horas baratas (de 12 de la mañana a 10 de la noche en invierno y de 1 de la tarde a 11 de la noche en verano) sea, al menos del 40% de tu consumo total es más barato disponer de la tarifa con discriminación horaria, siempre que compres en PVPC.

El “perfil de consumidor promedio” Es un modelo o distribución del consumo de energía que realiza un consumidor medio a lo largo del día. Ese promedio de consumo lo utilizaRed Eléctrica de España para calcular el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC, antigua TUR).

Diez recomendaciones para contratar bien y lo que nos conviene

Sabiendo qué tipo de usuario somos es más fácil seguir las recomendaciones y consejos elaborados por la CNMC: Antes de decidir por una nueva oferta, compara los precios y los servicios. Si tienes dificultad para hacerlo, puedes utilizar aplicaciones como el comparador de la CNMC. Infórmate si tiene derecho al bono social eléctrico, que ofrece la tarifa eléctrica más económica. Lee atentamente las condiciones del contrato.

En particular, busca si el contrato incluye o no la contratación y cobro de otros servicios adicionales, ya que tal vez le pueda interesar más un contrato simple, que incluya únicamente el servicio de suministro de gas o electricidad. Examina si el contrato tiene compromisos de permanencia o incluye penalizaciones económicas al consumidor por su cancelación. Si recibes una llamada telefónica o una visita inesperada a su domicilio para que cambie de suministrador, no debes sentirte presionado, ni precipitarte. Pide una copia del contrato con las condiciones ofrecidas y comprueba que en el contrato escrito figuran todas las condiciones que indica el vendedor. No facilites al vendedor los datos bancarios, ni las facturas anteriores, ni tus datos personales, si no estás realmente seguro de la contratación. Si contratas por internet, guarda o imprime una copia de la oferta y el contrato.

En el caso de contratos celebrados fuera de establecimiento comercial (ventas domiciliarias, por teléfono o por internet), tienes 14 días para desistir del contrato sin tener que dar ninguna justificación. El vendedor está obligado a informar del procedimiento a seguir. Compara periódicamente su oferta con otras disponibles en el mercado, en particular, cuando el suministrador revise los precios del contrato.

Fuente: www.20minutos.es

Deja un comentario